El ‘Dream Team’ de Johan Cruyff: análisis del FC Barcelona (1988-92)

El Dream Team supuso un antes y un después en la historia del FC Barcelona, que dió un paso adelante como club y adquirió una idiosincrasia y estilo de juego que ya lo acompañarán para siempre.

El ‘Dream Teamde Johan Cruyff está catalogado como uno de los mejores equipos de la historia. El Fútbol Club Barcelona es uno de los dos grandes clubes de nuestro país, junto al Real Madrid. Con permiso del Atlético de Madrid, y, hace unos años del Valencia CF, son los conjuntos que suelen batirse el cobre en España, y, en ocasiones, también en Europa, como en las semifinales del año 2002 y 2011.

Este hecho, ha provocado que, desde tiempos inmemoriales se haya venido cimentando una rivalidad histórica en la que culés y merengues pugnan cada año por llevarse los Clásicos, y, sobre todo, los torneos en juego.

Sin embargo, esta circunstancia no fue siempre similar. Lo cierto, es que hasta la llegada de los años 90, el Barça se encontraba unos cuantos escalones por debajo del Real Madrid, tanto en títulos, como en grandeza. De hecho, podemos decir que, en este sentido, el club blaugrana se encontraba más bien a la altura del tercer equipo de nuestro país: el Atlético.

No haber ganado ninguna Copa de Europa pesaba demasiado en un palmarés que se quedaba muy corto frente al club de Chamartín. Pero, después de todo, la historia guardaba una más que agradable sorpresa para los culés, la espera había merecido, sin lugar a dudas, la pena.

Los inicios de este equipo de leyenda

En el año 1988, una de las grandes leyendas del club y uno de los mejores jugadores de la historia, llegaba como entrenador: era Johan Cruyff. De hecho, el holandés ya llegaba con una gran vitola como entrenador, tras haber deslumbrado a Europa con el gran juego de ataque que desplegaba su Ajax, con el que consiguió ganar una Recopa de Europa.

Con el Barcelona sumido en una gran crisis, donde hasta los jugadores pedían el cese José Luis Núñez, entonces presidente, llegó el ‘14’ para cambiar la historia del FC Barcelona para siempre.

Con un estilo de juego tremendamente particular, Johan era consciente de necesitar un proyecto a largo plazo para poner en práctica con total seguridad el estilo que quería implantar. De hecho, los comienzos no fueron fáciles: tuvo que rehacer en gran medida la plantilla de la que disponía y el club tuvo que realizar un gran esfuerzo en importantes fichajes, como el de Bakero, Txiki Begiristain o Michael Laudrup.

De hecho, sus dos primeras temporadas en el club no resultaron nada fáciles. En la primera, conseguiría hacerse con la Recopa de Europa, y en la segunda, la Copa del Rey, y con ello, su puesto no estaba nada asegurado.

El asentamiento del ‘Dream Team’ 1991-92

Pero, pese a estas primeras temporadas discutibles, en camp Barça se decidió apostar decididamente por el holandés, con total acierto. En la tercera temporada, la 1990-1991, con el fichaje del gran Hristo Stoitchkov, se iniciaría un ciclo muy exitoso, que comenzaría con la consecución de la primera de las cuatro ligas consecutivas.

Ya en la temporada 1991-1992, en lo referente a la competición liguera, el Barcelona conseguiría hacerse con el título en la última jornada, gracias a la derrota del Real Madrid, en la primera de las conocidas como “las ligas de Tenerife”. Sin embargo, si por algo es recordada esa temporada es por la final de Wembley, en la que el FC Barcelona lograría proclamarse campeón de Europa por primera vez. Con un estilo de juego que comenzada a impresionar a propios y extraños, el Barça saborearía las mieles de la gloria europea gracias a un tanto de falta, obra de Ronald Koeman, en el minuto 111 de la prórroga. El ‘Dream Team’ ya se había ganado su nombre y era reconocido en todo el viejo continente por ello.

Sin embargo, el dominio del conjunto entrenado por Cruyff aun continuaría en nuestro país. En la temporada 1992-1993, el Barça volvería a hacerse con el título de liga, y, otra vez, gracias a una derrota sufrida por el Real Madrid en Tenerife, en la segunda de las ‘ligas de Tenerife’.

Además, de engancharse a un estilo de juego preciosista, el club blaugrana parecía también haberlo hecho con las grandes emociones. Y es que la temporada 1993-1994 tuvo un guión muy similar. En la última jornada, el Barcelona dependía del pinchazo de otro rival para ser campeón. El competidor, en esta ocasión, era, nada más y nada menos, que el Super Dépor.

Los gallegos dependían de si mismos para ser campeones, con todo a favor: Riazor lleno frente a un rival, el Valencia, que no se jugaba nada. Contra todo pronóstico, el Deportivo no logró ganar al Valencia (con el famoso penalti errado por Djukic de por medio) y el Barcelona consiguió el primer puesto en la última jornada, al ganar al Sevilla en el Camp Nou. Además, la temporada 93-94 también es muy recordada por los culés por el histórico 5-0 que le endosó al Real Madrid, con Romario como gran protagonista.

Sin embargo, esta temporada tendría un amargo final para el club culé. A pesar de que el Barça llegó a la final de la Champions League, sería duramente derrotado por el AC Milán, con un resultado de 4-0 favorable al equipo entrenado por Fabio Capello.

El inicio del fin

En la siguiente temporada, la 94-95, comenzaría el inicio del fin del ‘Dream Team’. La dura derrota en la final de Champions obligó a realizar una gran renovación acompañada por una nueva generación de canteranos, conocidos como la ‘Quinta del Mini’, entre los que se encontraban Albert Celades o su hijo, Jordi Cruyff.

La complicación vino dada porque estos jugadores todavía eran demasiado jóvenes como para tener peso en el sistema culé, y las grandes ‘vacas sagradas’ no ayudaron. En esta temporada, el Barça no conseguiría ganar ningún título, y el Real Madrid conseguiría devolverle en el Santiago Bernabéu el 5-0 de la temporada anterior.

Así, la temporada siguiente significaría el fin de Cruyff como entrenador culé. El FC Barcelona diría adiós a sus opciones de proclamarse campeón de liga a dos jornadas del final, mientras que en la Copa de la UEFA caería eliminado en semifinales, a manos del Bayern de Munich, y en Copa del Rey caería en la final, frente al Atlético.

Cuando se esfumó la posibilidad de ganar la liga, Johan sería destituido por parte de Núñez, con quien nunca había mantenido una buena relación, debido a una fuerte discusión con Joan Gaspart, por entonces vicepresidente del club. Carles Rexach se hizo cargo del equipo hasta el final de temporada, y en el primer partido de los culés en el Camp Nou, este se llenó con pancartas en favor del neerlandés y los éxitos logrados.

El gran legado del ‘Dream Team’

Con todo, el final de la etapa de Johan Cruyff como entrenador del FC Barcelona no significó el final del Dream Team, ya que este conjuntó dejo un legado que ha pasado a ser el santo y seña del estilo de juego del Barça cada temporada.

Tras algunos años oscuros, hemos podido ver reencarnado este estilo de juego de nuevo, con el Barcelona liderado por el gran Ronaldinho, y, sobre todo, por el llamado ‘Pep Team’, el conjunto dirigido por Guardiola, gran discípulo del holandés, que recogió la obra creada por Johan y la mejoró, hasta hacerla prácticamente perfecta.

El Dream Team pasó a la historia por los títulos conseguidos y por su particular modo de juego, pero el legado dejado en el FC Barcelona es tal que ha cambiado la idiosincrasia del club para siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor añade tu comentario!
Por favor ingrese tu nombre aquí

mejores zapatillas de fútbol sala 2019 botas fútbol sala

Mejores zapatillas de fútbol sala en 2021

0
Te presentamos las mejores zapatillas de fútbol sala en 2021 sin tener que gastarte una gran cantidad de dinero. Esta es una selección de...