Saltear al contenido principal
Messi Vs Maradona: Una Comparación Obligada Y Odiosa
Messi vs Maradona

Se podría decir que estamos ante uno de los debates futbolísticos más abiertos y apasionantes, Lionel Messi vs Diego Armando Maradona. Dos leyendas absolutas del balompié, ambos argentinos, ambos genios con un balón en los pies.

Es casi imposible convencer a la gente sobre este tema; la gente parece decidida a ser del ‘Equipo Diego’ o del ‘Equipo Leo’. Como nos gustan los retos, vamos a analizar la carrera de ambos futbolistas para aportar un poco de luz a este entretenido debate sobre dos de los mejores jugadores de la historia.

TE PUEDE INTERESAR

Diego Armando Maradona vs Lionel Messi

Vamos con la comparativa de los dos argentinos más importantes del último siglo, tanto en números individuales como colectivos. Aún con los datos en la mano, seguro que seguirás siendo de Maradona o de Messi pero, ahí está la magia. ¡Piensa lo que quieras que para eso está el fútbol!

¿Quién fue mejor, Messi o Maradona?

ENCUESTA: Solo puedes elegir a uno para tu equipo, y es...

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Títulos y premios individuales

En cuestión de números puros, Messi es el claro ganador. Ha ganado 10 títulos de liga a los tres de Maradona y 24 trofeos nacionales a los ocho de Diego. Messi también tiene 10 coronas de clubes continentales e internacionales para la de Maradona.

En la selección nacional, Messi no ha ganado un título senior mientras que Maradona ha ganado la Copa del Mundo. En total, incluyendo los torneos juveniles reconocidos por la FIFA, Messi ha ganado 36 títulos de equipos. Maradona ganó 10.

Cuando se trata de los mayores honores individuales, es muy difícil comparar el par. Lionel Messi ha ganado hasta en seis ocasiones el galardón del Balón de Oro, estableciendo un récord al que solo se acerca Cristiano Ronaldo (5).

Hay que tener en cuenta que Maradona no fue elegible para el premio personal más prestigioso del fútbol hasta 1995, cuando se cambiaron las reglas para permitir a los no europeos desafiar.

Para entonces, Maradona tenía 35 años. El otro estimado honor individual del fútbol – el Jugador Mundial del Año de la FIFA – no fue creado hasta 1991, cuando Maradona tenía 31 años. Messi ha ganado dos veces el premio FIFA.

Messi ha ganado 36 títulos por los 10 que ganó Maradona, aunque uno de ellos es un Mundial.

TÍTULOS TOTALES

Del mismo modo, Messi ha sido nombrado Mejor Jugador de LaLiga ocho veces. Hay que tener en cuenta que el equivalente de este premio en la Serie A no fue creado hasta 1997, mucho después de que Maradona se fuera. Nadie duda de que se lo habría llevado de calle.

Ambos jugadores ganaron el Balón de Oro de la Copa Mundial de la FIFA, en circunstancias diferentes. Uno lo hizo tras proclamarse campeón del mundo mientras que Messi tras perder la final frente Alemania.

Una de las distinciones que de momento solo tiene el ‘Pelusa’ es la de haber sido nombrado Jugador del Siglo de la FIFA en 2000 junto con Pelé.

Longevidad como futbolista

Tanto Maradona como Messi fueron estrellas precoces, aunque Diego alcanzó un nivel de clase mundial a una edad más temprana. Fue el debutante más joven de la historia en la Primera División de Argentina con 15 años y recibió su primera convocatoria a la selección argentina con 16 años. A los 20 años ya había marcado más de 100 goles en el club mayor y rompió el récord mundial de transferencias a los 21 años cuando se unió al FC Barcelona.

Messi debutó en el Barcelona a los 17 años y en Argentina a los 18, aunque no se convirtió en un titular habitual de ninguno de los dos equipos hasta que cumplió 19 años. A los 20 años ya había marcado 26 goles con el Barcelona, por lo que su potencial goleador aún no se había desbloqueado.

Maradona destacó antes, Messi se ha mantenido mejor después

LONGEVIDAD

Los dos argentinos fueron constantemente de clase mundial a lo largo de sus veinte años, aunque Messi ha sido muy superior a los treinta. Desde que cumplió 30 años, Messi ha marcado más de 100 goles, ganando su sexto Balón de Oro y levantando dos títulos de liga.

La vida profesional y personal de Maradona tras los 30 se descompuso tras problemas relacionados con las drogas y una temporada poco destacada en el Sevilla FC, antes de que soportara el final de su carrera por una lesión en Argentina.

Cifras goleadoras e incidencia en el juego

La pulga está muy por encima de Maradona en lo que se refiere a los objetivos generales. Messi marcado más de 700 goles para su club y su país – sólo seis jugadores en la historia tienen más – y ha ganado un récord de seis botas de oro europeas. Leo tiene otros innumerables récords como goleador, incluyendo el de ser el máximo goleador de todos los tiempos del Barcelona, Argentina y de LaLiga. También tiene el récord en Europa de más goles marcados en una sola temporada de club (73) y en un año natural (91).

Maradona marcó 357 goles en total durante su carrera, más de la mitad que Messi. Diego fue el máximo goleador de todos los tiempos del Nápoles durante casi 30 años hasta que fue superado por Marek Hamsik. Fue el máximo goleador de su liga en seis ocasiones, mientras que Messi ha ganado el Trofeo Pichichi en seis ocasiones. Maradona anotó 34 veces en 91 partidos de Argentina, mientras que Messi tiene 70 en 138.

Leo ha marcado más de 700 goles por los 357 de Maradona. Pese a la diferencia de partidos, el promedio goleador está del lado de la ‘Pulga’

CUESTIÓN DE GOLES

Sin embargo, hay que reconocer que, además de haber jugado 200 partidos menos, Maradona desplegó un papel más capital y profundo en los años más prolíficos de su carrera con respecto a Messi. En el Nápoles, se ubicó principalmente como centrocampista ofensivo detrás de dos delanteros, pero regularmente se dejaba caer en su propio campo para iniciar los ataques.

Maradona también jugó en una liga italiana muy defensiva, mientras que en la Serie A sólo había 16 equipos durante la mayor parte de sus siete años allí (la Liga tiene 20) y había muchos menos partidos en la competición europea antes del advenimiento de la Liga de Campeones en la década de 1990.

Adaptabilidad

Messi tiene pocos rivales para el título de mejor hombre de un solo club en la historia del fútbol. Ciertamente, nadie puede presumir de los niveles de consistencia que Messi ha demostrado en Barcelona durante la mayor parte de 15 años.

Cristiano Ronaldo, por ejemplo, argumenta que probarse a sí mismo en diferentes equipos, ligas y entornos es un barómetro mayor de la verdadera grandeza de uno. A unos les parecerá mejor ésto que seguir en el mismo club y lograr mantenerse, cuestión de gustos.

Messi ha sido un hombre de club y Maradona triunfó en diferentes equipos y ligas.

ADAPTABILIDAD

Mientras que Messi se ha mantenido en su zona de confort, Maradona fue constantemente el mejor jugador de las ligas argentina e italiana, ganando múltiples honores para tres equipos diferentes.

En contra de la opinión popular, el Pelusa también se destacó durante sus dos temporadas en el Barcelona, marcando 38 goles en 58 partidos y ganando una Copa del Rey. La comparación con Messi en este sentido hace de menos las cifras y el título.

Carrera internacional

Y a diferencia de Messi, Maradona alcanzó la inmortalidad al ganar la Copa del Mundo. Aunque Leo ha superado a Diego en los colores nacionales, ha tenido un rendimiento muy inferior al de la Albiceleste en los grandes torneos.

En cuatro Copas del Mundo, Messi no logró marcar ni un solo gol en eliminatorias. Aunque fue nombrado como el mejor jugador de la Copa del Mundo de 2014, la decisión de otorgarle el Balón de Oro de la FIFA fue universalmente criticada.

También se quedó corto en sus cinco participaciones en la Copa América, marcando goles en solo dos eliminatorias y sin llegar a marcar en ninguna final. Hay que destacar que falló un penalti en la de 2016.

En favor de Messi se puede decir que habría ganado un Mundial o Copa América si Gonzalo Higuaín hubiera estado más acertado. También que el equipo de Argentina de esas ediciones no era el favorito, con una línea defensiva, portería y media de un nivel medio o bajo.

Maradona sí que convirtió a un equipo mediocre en campeón del mundo.

CARRERA INTERNACIONAL

De hecho, en términos de calidad individual, las escuadras argentinas que llegaron a sucesivas finales de la Copa del Mundo en 1986 y 1990 no fueron las más potentes que ha tenido Argentina en su historia. Jorge Valdano fue el único titular de 1986 que realmente fue una estrella para un club europeo, aunque eso no significa que fuera un equipo malo. En este sentido, podríamos decir que estaban a la par, no había equipo para ganar.

Fue Maradona quien, sin ayuda de nadie, arrastró a su país a la gloria. Sus hazañas en los sensacionales partidos contra Inglaterra y Bélgica en los cuartos y semifinales, antes de dar la asistencia tardía al goleador de la final de Jorge Burruchaga, son una leyenda. También fue fundamental para llevar a la Selección Argentina a la final cuatro años después.

Proporcionó una brillante asistencia para Claudio Caniggia en el partido contra Brasil en los octavos de final y convirtió a su ciudad adoptiva, Nápoles, en un partido de semifinales contra su equipo nacional, en una victoria contra los anfitriones y los favoritos.

Grandes partidos, grandes momentos de fútbol

Mientras que Messi ha decepcionado a menudo cuando realmente importa para Argentina, su récord en los partidos de exhibición para el Barcelona es casi inigualable. Es uno de los pocos jugadores que ha marcado en más de una final de la Liga de Campeones y ha cumplido con regularidad cuando la presión está presente; su doblete en la semifinal de 2011 contra el Real Madrid es un ejemplo perfecto de ello.

Sólo Cristiano Ronaldo ha marcado más goles en las eliminatorias de la Liga de Campeones que los 46 de Messi. Leo también tiene el récord de más asistencias (14) en los octavos de final. A nivel nacional es igual de impresionante con un récord de 26 goles en El Clásico.

Maradona apareció en las grandes citas de Argentina, Messi lo hizo solo en las del FC Barcelona

NOCHES MÁGICAS

Junto con Pelé, Maradona es seguramente el mejor jugador de grandes partidos de la historia internacional y, a pesar de ser notorio por sus payasadas a causa de las drogas, casi siempre se entregó a nivel de club en los partidos clave.

Maradona marcó un elegante gol de oro contra el AC Milan en la carrera hacia el Scudetto de 1987, dio muestras de inspiración contra el Juventus, el Bayern de Múnich y el Stuttgart en el camino hacia la gloria en la Copa de la UEFA de 1989, y disfrutó de un final de temporada espectacular en 1990, cuando el Nápoles arrebató al AC Milan otro título de liga.

Rendimiento a nivel de clubes

El único agujero que Maradona tiene en su currículum del club es la Copa de Europa (la actual Champions League). Mientras que Messi ha ganado cuatro Ligas de Campeones y ha establecido numerosos récords, Maradona sólo ha jugado dos temporadas y seis partidos, marcando dos goles.

Sin embargo, hay que reconocer que durante la era de Maradona, sólo los ganadores de sus ligas nacionales se clasificaron para una Copa de Europa que duró un máximo de nueve partidos. Si se hubieran aplicado las reglas de hoy, entonces Maradona habría disfrutado de varias temporadas y decenas de partidos en la actual Champions League.

Diego también inspiró al Nápoles a ganar la Copa de la UEFA, una competición que en muchos aspectos fue más difícil de ganar que la Copa de Europa debido a la presencia de los segundos, terceros y cuartos mejores equipos de cada liga.

Maradona nunca ganó una Copa de Europa por las cuatro que tiene Messi

A NIVEL DE CLUBES

El currículum del club de Messi es sin duda más impresionante desde el punto de vista numérico, pero hay que reconocer que el fútbol de los años ochenta era mucho más competitivo que el actual.

La Serie A de esa década fue posiblemente la competición más disputada de la historia de arriba, y prácticamente todos los equipos contaban con una o dos estrellas de talla mundial; desde Marco Van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard en el poderoso AC Milán hasta Zico y Edinho en el humilde Udinese.

Durante los siete años que Diego pasó en Italia, hubo seis ganadores diferentes de la Serie A y el mismo número de campeones de la Copa de Europa y la Copa de la UEFA.

Hoy en día, la mayoría de las grandes ligas han sido monopolizadas por uno o dos ‘superclubes’ ricos. El Barcelona y el Real Madrid han compartido 14 de los últimos 15 títulos de la Liga y ocho Ligas de Campeones en el mismo tiempo. Por lo tanto, ha sido mucho más fácil para Messi acumular trofeos y goles de grandes clubes.

Los atacantes modernos también se han beneficiado enormemente de la relajación de la regla del fuera de juego, el avance de la ciencia del deporte, mejores campos y árbitros más protectores. Messi ha recibido un buen número de patadas pero nunca como algunas de las que quedaron impunes cuando Maradona estaba en activo. Se lo pueden preguntar al «Carnicero de Bilbao», Andoni Goikoetxea.

Legado cultural

Junto con Johan Cruyff, ninguna persona en la historia del Barcelona ha dejado una marca tan indeleble en el club. Leo ha batido prácticamente todos los récords posibles -muchos de los cuales es improbable que sean superados- y ha llevado a los blaugrana a alturas nunca antes vistas.

Ha proporcionado tantos momentos inolvidables de genialidad – la carrera al estilo de Maradona contra el Getafe, los cuatro goles contra el Arsenal, la humillación de Jerome Boateng como uno de los mejores goles de la Champions League – la lista es interminable. En el ámbito de los clubes, el legado global de Messi es comparable al de cualquiera.

Cuando se trata del impacto cultural en todo un país y una ciudad, Maradona sube el listón a otro nivel. Nápoles era la ciudad más pobre de Europa – una «cloaca» que fue dominada, explotada y discriminada por el rico norte industrial.

Maradona ha trascendido más allá del fútbol tanto en Argentina como en Nápoles. Su legado es incomparable.

REFERENCIA CULTURAL

Cuando Maradona llegó, el Nápoles acababa de evitar el descenso, pero arrastró a la gloria a un equipo que sólo había ganado dos Copas de Italia en toda su historia, el Scudetto. Al hacerlo, se convirtió en el símbolo de la lucha de los pobres del sur contra sus amos del norte. Alcanzó el estatus de Dios en Nápoles, reemplazando al santo patrón de la ciudad, San Gennaro, como el hijo más querido de Nápoles.

Es en el escenario internacional donde el legado de Messi se queda corto. Maradona ha alcanzado la inmortalidad en su tierra natal por sus hazañas en 1986. Se le recuerda mundialmente por haber ganado el premio más emblemático del fútbol prácticamente en solitario y por haber marcado los goles más grandes y controvertidos de la historia contra Inglaterra.

En el caso de Messi, no se puede decir que haya recibido el mismo amor de la hinchada argentina. No está considerado un «hombre del pueblo» como lo fue Maradona e incluso Carlos Tévez, y tampoco ha jugado nunca en la liga argentina.

Desde el punto de vista técnico y físico, no hay nada que separe las carreras de Maradona y Messi, ciertamente en sus momentos de mayor apogeo. Messi ha mantenido su forma física y su rendimiento a lo largo de su carrera, aunque Maradona fue muy superior mentalmente en términos de liderazgo. Tuvo la capacidad de inspirar a compañeros de equipo ‘ordinarios’ del Nápoles y de Argentina a alcanzar la gloria.

Podríamos decir que Messi es el mejor jugador de club de todos los tiempos, siendo Maradona el mejor de la historia en general debido a su heroísmo internacional.

Más allá de la comparación entre ambos, debemos disfrutar de ambas carreras (sobre todo la de Messi, que sigue en activo).

Álex Salazar García

Los partidos de fútbol sin VAR, con la radio en la mano y una bolsa de pipas. Responsable de ligas internacionales.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba