Saltear al contenido principal
El ‘fútbol Total’ Del Bayern De Múnich No Tiene Contestación

El Bayern de Múnich terminó arrollando la inusual temporada 2019/20 tras el parón por el coronavirus, y ha empezando ésta de la misma manera. A las puertas de un sextete histórico (solo conseguido por el Pep Team en 2008/2009) el conjunto que dirige Hans-Dieter Flick camina con paso firme en la Champions League (sonrojante 4-0 que le endosó al Atlético de Madrid en la jornada 1 de la fase de grupos) y líder de la Bundesliga.

Si bien no es una sorpresa que el conjunto alemán domine la competición doméstica, llevaba unas cuantas temporadas sin asomar la cabeza en Europa. Ahí es donde tampoco ha tenido rival, quedando tremendamente retratado el FC Barcelona (2-8) y ganando la competición merecidamente sin perder un solo partido.

¿Por qué ‘fútbol total’?

No son pocos los analistas que han definido el juego del actual Bayern como el ‘fútbol total’. Un estilo de juego implantado en el fútbol moderno y que se aleja del fútbol de toque que dominó el mundo hace una década. Físico de atletas, presión asfixiante a los rivales, juego vertical y una plantilla sin agujeros, con jugadores top en cada demarcación.

Presión asfixiante

Esta forma de ‘defender’ ya se la vimos al Barça de Pep Guardiola, robar en campo rival, cerca del área. No dejas que el oponente inicie su juego y castigar cualquier pérdida de balón. Decirlo es fácil, hacerlo muy complicado. La coordinación y el físico del equipo deben ser de primer nivel para que no haya espacios y rompan la presión.

Estado físico perfecto

Para poder aplicar esa presión, así como el fútbol vertical, necesitas contar con jugadores que sean físicamente atletas. En este caso, podemos nombrar a unos cuantos: Kingsley Coman, Lewandowski, Goretzka, Davies, Sané, Gnabry… Jugadores fuertes, rápidos y con la capacidad de matar en una transición rápida hasta al mejor equipo.

En el partido contra el FC Barcelona se pudo ver que este aspecto fue clave a la hora de decantar la balanza. Intercambio de golpes que terminó con el Barça en la lona pidiendo la hora. En esta temporada, fue el Atlético de Madrid del Cholo Simeone quien sufrió el vendaval ofensivo de los alemanes sin poder hacerles daño a la contra. Letales arriba, solidarios y sólidos en defensa. Imposible de superar (al menos, esta versión del Bayern).

Buenos jugadores

Aplicar estos principios en un equipo como el Bayern, con tantas estrellas, no es fácil. El baile de egos del vestuario choca con la exigencia grupal necesaria para que veamos el ‘fútbol total’. Por otro lado, puedes aplicar esta fórmula a otros equipos y no verás estos resultados. Tener a jugadores de primer nivel les hace poder ser imparables. Contar con un de los mejores porteros del mundo, Manuel Neuer o centrales como Süle, Boateng o Alaba, laterales como Kimmich o Davies…

Seguir con la media en la que Leon Goretzka o Tolisso son centrocampistas que atacan y defienden a partes iguales. Las bandas con Sané, Gnabry o Coman que son de los mejores en desbordar y llegar al área y la contundencia de Robert Lewandowski, mejor delantero centro del momento. Sin olvidar el pegamento que une el centro del campo con el ataque, Thomas Müller.

Premios individuales del Bayern

Tras la consecución del triplete, no es de extrañar ver hasta cuatro jugadores del Bayern de Múnich nominados al ‘World Football Summit’. El equipo que más futbolistas aportar a la lista de candidatos al Mejor Jugador del Año. Lewandowski, Kimmich, Neuer y Davies, aunque el polaco es el que está en todas las apuestas para hacerse con el galardón.

Tras el anuncio de France Football sobre la cancelación del Balón de Oro (posiblemente se lo hubiera llevado Lewandowski), hay otros premios que sí que harán justicia con el mejor delantero del mundo.

Carlos PB

Escritor y del Valencia CF. Seguidor del fútbol menos mediático y más real.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba